Slow Living…

En unos días se cumple un año desde que me mudé sola. La verdad es que muchas cosas no salieron como esperaba y no en todos los casos eso fue algo negativo.

El hecho de estar sola en casa, aunque durante varios meses novio vivió acá, me dio tiempo para pensar y ver qué era lo que estaba «fuera de lugar». Así fue que me di cuenta que mi trabajo como diseñadora de indumentaria perdía fuerza, mis hábitos empezaron a estar más en linea con la naturaleza y cortar un montón de prendas todos los meses, usando muchos (muchísimos) recursos para obtener cada corte de tela, usando mucha cantidad de electricidad, agua y muchos otros recursos, para más adelante formar parte de la pila de «residuos» textiles que circulan por todo el planeta… No estaba en linea con lo que siento, con lo que hago todos los días, con lo que reduje mi consumo de plástico, con todo lo que reduje mi basura y lo que trabajo para encontrarle a-cada-residuo-su-lugar… Fue por eso que quise empezar a producir sólo con textiles naturales, textiles biodegradables, textiles que cuando fueran a la pila de residuos se integraran a la tierra, textiles teñidos sólo con descarte de frutas y verduras (que luego de preparados los tintes van al compost), con la menor cantidad de químicos, para que su impacto sea menos negativo… Pero después de un tiempo me di cuenta que, si bien el impacto era menor, era más de lo mismo, con un impacto más amigable sí, pero con el mismo impacto de hacer siempre prendas nuevas, desde cero, con nuevos textiles.

Así que terminé con un montón de telitas teñidas con palta, cebolla, manzanilla, nuez, eucalipto y algunas cositas más, pero con muchas nuevas ideas! Después de un tiempo de ver todo lo que te contaba antes dejé de teñir, sigo guardando todo el descarte porque sé que lo voy a usar, pero decidí darle una vuelta de tuerca a todo el proyecto 🙂 

Si mirás atentamente la foto de más arriba te vas a dar cuenta cuanto material hay ahí para trabajar, cuantas prendas sanas, casi sin uso hay, cuanto material textil NUEVO listo para convertirse en algo distinto, así que sí, mi decisión fue empezar a trabajar sobre prendas que ya existen, sobre prendas que tienen una segunda oportunidad, una nueva vida ♥ 

Partir de una prenda ya hecha requiere de más imaginación, requiere de una planificación, se necesita trabajar con lo que tenemos. A pesar de eso las oportunidades son infinitas! Porque hay que llevar la imaginación mucho más allá de lo que se necesita para empezar de cero. Las prendas pueden desarmarse, se puede usar solo el textil disponible, se puede cambiar partes de la prenda, puedo teñir, combinar, bordar y, lo más importante, es que puedo empezar a cumplir ese deseo tan profundo que siempre he tenido (o por lo menos desde hace un tiempo) de dedicarle muchas horas y toda mi energía a una prenda por vez ♥ Porque cuando uno es independiente y trabaja de lo que ama, la profesión deja de ser solamente eso, una profesión, mi trabajo es una forma de vida. Por eso necesito que mi vida y lo que hago para vivir estén en comunión, que sean parte de lo mismo. 

En esta primera prenda hice un bordado, saqué un bolsillo y le agregué un pedazo de dènim para convertirla en un vestido. Cambié los botones por unos antiguos de nácar, que me regaló una persona especial. Y aí le dí una nueva oportunidad a una prenda que había caído en desuso, me llevó varios días de bordado, preparación y mucho amor en cada paso. El resultado es una enorme felicidad! ☺

En esta segunda prenda sólo hice un teñido con cebolla, que quedó en un color hermoso y le hice un bordado en la misma gama. El resultado me encantó, mucho, mucho! 

Así que en eso estoy, en tratar de reducir, reutilizar y reciclar, porque los números son alarmantes, el planeta se queja constantemente y mi vida y mi trabajo van siempre de la mano, juntos. Ojalá te guste mi nueva propuesta y te haga pensar en tus consumos, en qué pasa con las prendas que descartás y en qué podría pasar si les das una segunda oportunidad o buscás quién pueda hacerlo por vos ♥

 

Deseo que tengas una gran semana! Y que de a poco, todas, empecemos a ser más responsables con lo que consumimos y, por resultado, con lo que descartamos! ☺ Como siempre te invito a comentar más abajo qué pensás y que te parece esta nueva forma de hacer moda ♥

 

Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *