Libertad

Al fin se fue el 2020, un año lleno de incertidumbre, de distancia, de estar lejos de los que queremos, de no abrazarnos ni besarnos, de miedos… Pero también un año de estar en casa, de habitarnos, de conectar desde otro lugar con nosotras mismas y con los que queremos, a la distancia. Un año de video llamadas interminables, de audios eternos, de estar para el otro en la virtualidad, de acompañarnos, de sentirnos solos pero, al mismo tiempo, encontrarnos en el sentimiento de cada uno alrededor del mundo. 

Tenemos la libertad de elegir cómo vamos a recordar este año, lo vamos a recordar como el peor de nuestra vida? En mi caso no es así. Elijo recordarlo como el año que afiancé más que nunca el vínculo con mi hermana, el año en que entendí lo que es extrañar a mis padres, el año en que puse más que nunca en práctica la empatía, el año en que sentí más  cerca a mi novio, porque no nos vimos durante un mes y cuando nos reencontramos fue lo más hermoso del mundo, un abrazo enorme, largo, como nunca antes, lleno de amor. Un año en que las amistades tuvieron un rol más que muy fundamental, todos los afectos creo yo. Un año en que me conecté conmigo como no había podido hacerlo antes, en el que me permití sentir todo, la sensibilidad que me habita (a veces un poco intensa) suelo reprimirla y controlarla, pero este año no. Este año me permití atravesarla, me permití llorar un montón no sólo de tristeza, de emoción, de alegría. Un año en el que valoré tanto, tanto, tanto el sol, el aire libre. Un año en que adoptamos a Rita, que vino a completar la alegría que nos dan Timo y Morrison. Si me preguntás en lo económico… Bueno, un desastre, esa es la realidad. Estamos todos un poco parecidos. Por suerte cuento con apoyo y no me faltó nada, incluso me mudé en plena pandemia. Pero sí es muy frustrante cuando ves que los días pasan y no pasa nada… Al margen de eso para mi fue un gran año en lo personal y emocional y eso me lo llevo para siempre. 

Voy a recordar el 2020 como el año de solté mi proyecto anterior, después de 13 años, y deje nacer a Natural, que es un proyecto que me emociona muchísimo, porque es un proyecto de vida, es como quiero vivir y está en sintonía con eso, con ser más amigable con el entorno, con cuidar nuestra casa. Mucho se habló al principio de la cuarentena de cómo los animales tomaban las calles de Europa y como se veía más limpio el aire, cuánto había bajado la polución en las capitales del mundo y todo lo que ya sabemos. Natural es eso, ser más amigables con el planeta en el que vivimos y, desde mi punto de vista, un granito de arena para dejarles un mundo menos tremendo (en cuanto a la contaminación) a mis sobrinos, a los hijos de mis amigas, a los tuyos y a los míos en un futuro. Haberme decidido a hacerlo para mi fue un éxito del 2020.

Siempre tenemos la libertad de elegir. Somos libres de elegir como queremos vivir, no es una teoría vasollenista, es una realidad. Buda decía «el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional». Siempre tenemos motivos para estar tristes, en un año dónde tantas personas perdieron a seres queridos sin la posibilidad de despedirse, es increíblemente doloroso, mucha gente se quedó sin trabajo, muchos tuvieron que dejar sus casas, pero si vos estás (como yo) en el grupo selecto que no atravesó todas estas cosas, sos libre de elegir como sentirte y qué recordar de este año tan duro que nos puso a prueba en (casi) todo lo que conocemos como vida y día a día. 

Estoy feliz de empezar un nuevo año, en unos días (18) cumplo años nuevamente y, si bien, este año no organicé nada y, seguramente, no pueda hacer los festejos que me encantan con familia y amigos todos juntos, voy a celebrar mi libertad, voy a celebrar estar viva y que los que quiero están bien y se cuidan y me cuidan. Voy a celebrar por los comienzos y los finales, por el deseo de seguir creciendo y por la posibilidad de sentirme feliz con lo poco o mucho que tengo, pero más que nada, por los afectos que me rodean que hicieron de este año que pasó uno mucho más llevadero, más liviano y me dieron lo necesario para elegir recordar lo mejor y no lo peor. 

Que tengas un gran comienzo de año, que siempre te sientas libre para elegir todo lo que desees, gracias por acompañarme un año más ♥

 

Ana Paula.

«¡Seamos libres, que lo demás no importa nada!» Gral. Don José de San Martín.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *