Bienvenido 2020 ♥

El 2019 no fue un año fácil para mí… SI lo miro bien no fue malo, pero tampoco fácil. Hace unos días leí por ahí que no hay años malos si aprendemos mientras lo transitamos y podría decir que este fue el año en el que más aprendí (aunque creo que siempre el que termina es el que más aprendí). Lo empecé, igual que este, llena de ilusiones y pensamientos positivos, pero en algún lado del camino me perdí… De un momento a otro dejé de meditar, dejé de agradecer y me vi envuelta en una especie de nube gris, una nube de mis propios pensamientos…

Podría decirse que de enero a agosto el año fue en bajada, nada me me salía bien, pero NADA! O al menos eso es lo que creía, porque cuando estoy en la nube gris, me es imposible ver nada. Cuando llegó agosto, de a una las cosas se fueron acomodando, de a poco, como quién pone una de las fichas largas en el tetris y toda la pila empieza a bajar 🙂 

El trabajo empezó a llegar, de a poco, primero apareció un cliente a comprar regalos, después vinieron a cambiar algunos de esos regalos y la gente empezó a venir al showroom… Después aparecieron los juegos Evita y el vestuario, es un proyecto que amo hacer porque lo comparto con uno de mis primos más queridos y todo fluyó, el trabajo salió increíble, el grupo no podía ser mejor… Volví de a poco a meditar y más a agradecer y desde ahí no paré, no paré de agradecer y de sentirme plena, otra vez. 

Hace doce años que trabajo de manera independiente, pero este año estoy viviendo sola y hay un montón de cosas que no tenía en cuenta, entonces en ese mismo momento que iba terminando el vestuario de los chicos apareció una posibilidad de trabajar en relación de dependencia… Cómo venía en la sintonía de estar positiva, conectada y en paz… Dije que sí!… En ese mismo momento empezó a llover trabajo de todo tipo, trabajo que venía esperando hace mucho, trabajo que ador y disfruto muchísimo, como el de trabajar a medida, hacer algo especial para alguien en un momento especial… Tuve la mamá de una egresada, que es una clienta de hace años y una egresada nueva, también tuve dos vestuarios más, uno de alguien con quién vengo trabajando hace mucho y otra compañía nueva, también uniformes, también talleres, también de todo! Es ahí donde aparece lo realmente importante de este fin de año… Es ahí donde aparece el eterno agradecimiento a mi amor y a mi mamá, que sin ellos no hubiera podido hacer ni la mitad de lo que hice… Mi novio (hasta) aprendió a cortar remeras, pero también me cocinó, me cuidó y me contuvo cuando no daba más, porque esta felicidad también trajo mucho, pero muchísimo cansancio. Mi mamá vino hasta los domingos a coser conmigo y a ayudarme a terminarlo todo, me trajo el almuerzo, me ayudó con la casa y me escuchó muchísimo… Sin ellos dos no hubiera podido y eso se agradece, mucho y para siempre ♥

El punto es… El punto es que AGRADECER es siempre la clave y yo no puedo parar de hacerlo. Llegué al 30 de diciembre con un agotamiento que no recordaba podía sentir, ese agotamiento de estar mil horas en la computadora terminando de preparar un final en Corel, después de que hayas perdido toooooooda la información tres veces (todos los que estudian o estudiaron carreras de diseño o afines saben de lo que hablo, maldito ARM que nunca funciona!). Llegué agotada, pero con la sensación más linda que es la de la tarea cumplida, agradecida y muy feliz! Terminé el 2019 como pude, agotada, nada salió como quería, pero debo decir que cuando te entregás a que las cosas fluyan, generalmente salen inesperadamente mejor. No respeté mis «rituales» de fin de año, hice lo que pude, no me obligué a nada, me dejé llevar… Puedo decir que el último día del año terminé mi blazer que había empezado en mi curso de sastrería y quedó perfecto, lo estrené, sin botones, pero lo estrené! (risas). Llegué al último día del 2019 como pude, pero empecé el 2020 liviana, feliz, rodeada de amor, con mi amor de un lado y mi papá del otro. Y para hoy tenía muchas ideas de qué hacer, cómo hacer, cuando… La realidad es que hoy me dediqué a descansar. Dormí hasta que el cuerpo me lo pidió, miré pelis tontas, bordé, salí a pasear con mi perro… No hice nada de lo que pensaba, pero sí agradecí y agradezco, agradezco estar acá, agradezco poder compartir con vos esta nota, agradezco tu apoyo, tu confianza y mucho más! Agradezco que ya tengo citas programadas para este mes, para más vestidos a medida, agradezco porque todo rumbea para donde más me gusta y no me lo esperaba, aunque sí, por supuesto, lo anhelaba hace mucho. 

Agradezco porque pensé que me caía, y acá estoy, más fuerte que nunca, más enfocada que nunca y lista para darlo todo en este nuevo año! 

Gracias a vos por estar del otro lado siempre y feliz 2020! ♥ Que sea un año de sueños cumplidos para todas!

2 comentarios en «Bienvenido 2020 ♥»

  1. Leerte me da paz. Leerte me da esperanza. Leerte me pone feliz por el aprendizaje de tu año.
    Leerte y ver cómo creces en cada experiencia me moviliza, a dejar de estar paralizada y cómoda a veces en esa nube gris.
    Te adoro amiga, te deseo un gran año con más aprendizajes y más trabajo con amor y pasión

    1. Me hacés emocionar, como siempre! ♥ Te adoro, deseo lo mismo para vos y muchos, pero muchos más momentos compartidos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *